Quizás, quizás, quizás…

Quizás un día preguntes y hayamos olvidado las respuestas.

Quizás un día las busques y ya no sepamos qué preguntarnos.

Sin duda, seguiremos aquí para responder lo que no haya borrado el olvido, para recordar lo que el tiempo guste en dejar…

O quizás no…who knows?

Microrrelato de invierno (II)

Nieva. Recuerdo tu poema, que no era, sino prestado.

“No fue un sueño,

– lo vi-

la nieve ardía”

¿Cuántos años han pasado? y aún sigue intacta la distancia. El deseo. La memoria. Y la realidad, los tres abogados, de Montero. “Porque todo concluye, pero nada se calma. / Que no puedas perder lo que perdiste no da tranquilidad, sino vacío.

Y vuelves. Al devolverte al pensamiento resucitas…

“Gracias por dar señales de vida”- te respondo.

“Y yo tengo frío. Mucho frío. ¿Puedes ponerle música a la letra?”- separadas por un minuto cada frase.

En off: Siempre se me dio mejor al revés, adornar de letras la música, pero todo es posible…

“Que se baile bien, por favor”-añade.

Y yo enmudezco, de repente, fuera en la ventana, la nieve arde…

Microrrelato de invierno (I)

She said: “It’s enough!”

And enough is enough. Sometimes it’s enough with so little and it takes so much to find out…but finally she found it and kept all the words for her…

Thanks…for coming back, for being yourself again. Tonight.

DEBERES (II)

De repente me acordé de una canción de Narnia, por la lírica, no porque me apetezca ahora escuchar este tipo de música, pero las letras de “trapped in this age” me devolvieron a ti…

I’m tired and frustrated

Standing at the crossroad

Which one is the right?

It’s hard to choose the right way

Listening to my heart’s voice

But I can’t hear the words….

Escúchate, escucha la voz que grita desde dentro…

Dolor XI

Ven, ven aquí. Discúlpame. Yo también. Sí, toca mis heridas. Aquí, de rosa carne queloide, intactas, quedan todas las cicatrices. No, no me avergüenzo, llevo a gala los recuerdos que nos hicieron llegar donde estamos…aunque no quiera detenerme demasiado en ellos, la vida es lucha constante, pasajera, siempre adelante, siempre…

Perdóname que no sepa hoy acunarte, torpemente, mi cansancio tropieza con el tuyo, dolores hermanos, las palabras no bastan…pero te entiendo, créeme que te entiendo, mejor de lo que imaginas, mejor que nadie, mejor que tú…

Y sé que volverás a volar, bien alto, bien lejos…y yo te contemplaré surcando el cielo, como antes, como siempre…

Mariage…

…ending with a wedding…

A photo posted by Raquel Gómez Bravo (@rqgb) on

Apenas conocía a nadie. Apenas les conocía a ellos. Pero eran la suerte de familia y de amigos que le rodeaban en esa intensa existencia de los últimos meses…

Ella dijo “Oui. Et toi…veux-tu être mon époux?

Parpadeó, seguía pareciendo todo un sueño, pero demasiado real…

Nota a pie de página, para no olvidar: Fue una de las bodas más hermosas que recuerdo…