Microrrelato de invierno (II)

Nieva. Recuerdo tu poema, que no era, sino prestado.

“No fue un sueño,

– lo vi-

la nieve ardía”

¿Cuántos años han pasado? y aún sigue intacta la distancia. El deseo. La memoria. Y la realidad, los tres abogados, de Montero. “Porque todo concluye, pero nada se calma. / Que no puedas perder lo que perdiste no da tranquilidad, sino vacío.

Y vuelves. Al devolverte al pensamiento resucitas…

“Gracias por dar señales de vida”- te respondo.

“Y yo tengo frío. Mucho frío. ¿Puedes ponerle música a la letra?”- separadas por un minuto cada frase.

En off: Siempre se me dio mejor al revés, adornar de letras la música, pero todo es posible…

“Que se baile bien, por favor”-añade.

Y yo enmudezco, de repente, fuera en la ventana, la nieve arde…

Anuncios