Microrrelatos de verano III

Aquella noche, después de la conversación, del análisis y el circunloquio, de repasar las cicatrices y hacer de nuevo el esfuerzo, ante su profundo silencio preguntó:

– Y bien, ¿es que no tienes nada que decir?

– Es que no tengo ganas…

Anuncios