Certezas (V)

Me sorprende la instantánea, ajena completamente. Quisieras parecer tú, pero ya no lo eres. Ni siquiera te asemejas a aquello que fuiste para mí. Y lo lamento, lamento las pérdidas y los desencuentros, las palabras vacuas, los silencios sordos…

Elegimos. Estar o no. Sentir o no. Hacer o no. Elegimos. Aunque queramos convencernos de que no, sí que lo hacemos; consciente o inconscientemente.

Y casi que puedo decirte que ya no me duele, acepto las nuevas reglas del juego, sólo que, quizás un día, cuando quieras volver, yo ya no esté.

Anuncios