Pongamos que hablo de Madrid…

Hablo, como decía Arango, (y hablaré), de la ciudad que amo, de la ciudad que aborrezco…

Ando la ciudad que amo, la ciudad que duele, la ciudad que arde en mi conciencia…tanto y nada a un mismo tiempo…

…apenas nada cambia, apenas nada se parece a mi recuerdo…

View this post on Instagram

La ciudad deseada…#madrid

A post shared by Raquel Gómez Bravo (@rqgb) on

Y desde el tejado del Círculo, como el cielo, no sé si romper a llorar o gritar despiadadamente, maldita ciudad, aún te quiero…y lo más obvio, es que quizás nunca deje de quererte…

Anuncios