Microrrelatos de verano II

– No me entiendes- dijo, con las lágrimas a flor de piel, tras la conversación hiriente de sinceridades, consumida por el esfuerzo evidente de transformar en palabras la realidad…

– Sí que te entiendo- le replicó.

– Entonces, ¿por qué no lo siento?

Anuncios